miércoles, 4 de enero de 2017

Broche de oro al IV Ciclo de "Conversaciones con el Autor", de la mano de Antonio Muñoz Molina

Ha sido un auténtico broche de oro contar con el escritor Antonio Muñoz Molina para cerrar el ciclo literario ‘Conversaciones con el autor’. El salón de plenos de la DPZ tuvo que colgar el cartel de completo y dejar a numerosas personas sin poder entrar para poder disfrutar de la charla con el escritor jienense que mantuvo otro magnífico encuentro previo con un público entregado en La Puebla de Alfindén.


Es uno de los ciclos que organizamos en el servicio de Archivos y Bibliotecas de la Diputación de Zaragoza y es uno del que más satisfecho me encuentro ya que cientos de personas han podido tener una experiencia de contacto con sus autores y autoras favoritas en sus propias localidades. La Almunia de Doña Godina, La Muela, Villanueva de Gállego, Illueca, Calatayud, Daroca, Cariñena, Caspe, Pina de Ebro, Zuera, Cuarte de Huerva y La Puebla de Alfindén, además de Zaragoza, han sido los lugares en cuyas bibliotecas ha tenido el encuentro con estos autores, entre marzo y octubre de 2016. Y estos encuentros encandilan porque no solo se habla de libros, sino también del mundo que nos rodea y, sobre todo, de la manera que tienen de ver la vida reflejada a través de sus personajes. Tener enfrente a Muñoz Molina, Alicia Giménez Bartlett, Carme Riera, Ángeles Caso, Juan Cruz, Luis Mateo Díez o Benjamín Prado y hablarles cara a cara, es toda una oportunidad para enfrentarse a los creadores de mundos y personajes que quizás se encuentren en algún recóndito rincón de nosotr@s mism@s pero que necesitan la pluma de estos relatores de historias para poder ver la luz impresa.

Este ciclo, complementado y ampliado con las “Campañas de animación a la lectura” de Primavera y Otoño que desde la Diputación ofrecemos a las bibliotecas municipales y clubes de lectura de la provincia significa potenciar la cultura, provocar nuevas experiencias y despertar espíritus. Vivir con los libros de los que se saca mucho más que horas de lectura. Se obtienen experiencias vitales que nos marcan y construyen como personas.

Bizén Fuster Santaliestra
Diputado Delegado de Archivos y Bibliotecas