lunes, 26 de septiembre de 2016

Carme Riera: su curiosidad la llevó a escribir


La escritora mallorquina Carme Riera compartió el pasado mes de septiembre con sus lectores de Zaragoza Caspe y Pina de Ebro, su historia, vivencias y cómo ha conseguido convertirse en la escritora que es actualmente, con libros publicados en todas las editoriales españolas.

En el encuentro de Zaragoza, destacó el nexo especial que tiene con la capital aragonesa ya que su marido estudió allí. Cuenta de manera cómica cómo un día su marido pinchó una rueda del coche y cuando llegó al domicilio familiar le dijo: “sólo me ha ayudado un aragonés”.

Para comprender, los inicios y la evolución de la escritora es imprescindible remontarnos a su infancia,  “clave de su narrativa”. Transcurrió en Mallorca y ella afirma que no fue una niña feliz. Ella tenía un espíritu curioso, con afán de conocer más del mundo que le rodeaba, pero esa creatividad fue frustrada por su familia. Únicamente su abuela le potenciaba esa creatividad contándole historias sobre la Mallorca de los años 50.

El confinamiento de Carme en su casa, le obligó a obtener la información de la que carecía, escuchando detrás de las puertas, observando a través de la mirilla y contemplando la calle desde su balcón. Se siente orgullosa de tener esa personalidad “cotilla” tanto en su infancia como en la actualidad.

Cuando ya era adulta, recuperó esas historias robadas para escribir el libro “La mitad del Alma”, cuya historia está inspirada en las habladurías que contaba la señora que planchaba en su casa a su madre.

En 2008 un trágico episodio ocurrido en el campus de la Autónoma de Barcelona, en el que un estudiante francés de Erasmus de la Universidad de traducción desapareció, la llevó a escribir su primera novela policíaca "Naturaleza casi muerta". Para ello tuvo que tratar con la comisaría. Una vez fue publicado el libro, la policía fue a su casa y le pregunto si ella sabía que el desaparecido había desaparecido a 50 metros de su casa (última parada del tren). A raíz del libro, reabrieron el caso y ella se siente orgullosa por ello.

Sin embargo con el libro “Tiempo de espera” cambió el hecho de escribir historias de otras personas, para contar otra muy personal, en la que aborda el diario del embarazo de su última hija. Carme no tenía intención de publicarlo, sino que era un regalo para ella, Sin embargo personas próximas de su entorno la convencieron.

Gracias a las preguntas del público, la escritora reconoció que en el proceso creativo, la fase que realmente le apasiona en la previa, en la que se documenta porque ella se considera "un ratón de biblioteca"



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada