viernes, 9 de octubre de 2015

Los lectores de Eduardo Mendoza disfrutaron ayer de su sentido del humor en los encuentros de Villamayor y Zaragoza.

Teira, Fuster, Mendoza y Acín

Se hizo esperar el encuentro con Eduardo Mendoza pero mereció la pena.

El escritor llenó los dos salones en los que mantuvo ayer las sesiones con sus lectores y consiguió que, al igual que con sus libros, todo el mundo pasara un buen rato gracias a su simpatía y su fina ironía.

Mendoza, con una experiencia vital rica e intensa, respondió a todas las cuestiones y comentarios con su toque personal y con aportaciones que siempre despertaban una sonrisa.



Habló de su pasión por Dickens y por la novela Guerra y paz de Tolstoi que lee y relee continuamente; de la evolución de ciudades como Barcelona y Nueva York que pasaron de ser "feas y aburridas" a las más atractivas del mundo; del éxito inesperado de su novela Sin noticias de Gurb; del humor en la literatura; de los censores que le enternecían porque tenían el detalle de leer sus libros y hacer una crítica literaria... y de muchos otros temas que tuvieron al público completamente enganchado.

En el turno de intervenciones, cuando se le pidió consejo sobre qué es necesario para escribir bien, Mendoza dijo que, aunque no pensaba que pudiera aconsejar, según su propia experiencia recomendaba "leer mucho y viajar solo y con poco dinero"

Firma de libros, conversación interesante con el autor y "agradecimiento por las risas" como dijo alguien entre el público, fueron los protagonistas de los encuentros de ayer con Eduardo Mendoza.





Mendoza junto a Fuster, el alcalde de Villamayor Jose´Luis Montero
 y los escritores Acín y Teira


Eduardo Mendoza con José Luis Melero





No hay comentarios:

Publicar un comentario